“Lady Off, en referencia directa a uno de los personajes principales de Ricardo III (Lady Ana), encuentra su sitio en el siglo XXI a través de la naturalidad, la brillantez y sencillez de MARTA FUENAR, protagonista, señora y reina de la película. Experimentada actriz de las corrientes independientes de la interpretación madrileña, la canaria toma posesión de la Bastilla con una amalgama perfectamente diferenciada y cristalina de las distintas etapas por las que pasa un artista para seccionar su obra, entenderla, interiorizarla y exprimir hasta la última gota de talento y esfuerzo de ella.

Alejandro Liria Rodríguez, 35 milímetros

“(…)especialmente destaca el trabajo formidable de Marta Fuenar, que da todo un recital de interpretación.”

Pablo de Santiago, DeCine21

“Admirable el trabajo de Marta Fuenar que hace una grandísima interpretación y que muestra todo lo que le pasa al personaje y lo que le pasa a la actriz. Una interpretación a la altura de una película certera y recomendable.

Roberto Martín, EntreFocos

Lady Off sirve como una metáfora del machismo que aún existe en nuestra sociedad y como la cultura de la violación, por mucho que nos queramos engañar sigue más que vigente. La naturalidad con la que se muestra como de forma paulitina se va vejando más y más a Ana es una muestra muy representativa de esta situación y como hasta la hemos interiorizado, esto es todo un golpe directo al espectador para que despiete. Y para mostrar este viaje a los infiernos tenemos una fantástica Marta Fuenar con una interpretación brillante que esperemos que alumbre el inicio de una gran carrera.

Alejandro Martín Estéves, No quedan cines de veran

“Lo mejor: la intensa actuación de la actriz Marta Fuenar.

Jordi Batlle Caminal, Fotogramas

“(…) con una muy espléndida protagonista: Marta Fuenar. (…)Es una de esas cintas que, cuando concluye, nos deja con la sensación de que nos gustaría seguir mirando a Marta Fuenar recitando el texto de Shakespeare ante un espejo que también refleja su yo cotidiano, esa chica que vive, sueña, trabaja y es frágil como cualquiera de nosotros. 

Alberto Úbeda-Portugués, AISGE

“El debut de Marta Fuenar la coloca como candidata a la actriz revelación del año.

Pedro de Frutos, El Ónfalos/Coveralia

” Marta Fuenar exhala registros de lo más diverso. Podría ser una gran actriz cómica, dramática o lo que ella quiera. Creo que a partir de Lady Off Marta será perseguida por los directores del ahora y del mañana temprano.

Jesús Gabriel Gutiérrez, El cine en la sombra

Lo de Marta Fuenar no es de este mundo. No la conocía y para mí es la gran sorpresa del elenco. Bella sin pretenderlo, auténtica y espontánea, grácil y elegante en la delicadeza cultivada de su voz meliflua (…) Erotismo sutil cuando se desviste o tontea con su entregado galán, susurrante y coqueta, astuta y manipuladora, tiene el don de una hechicera para doblegar voluntades. Con su voz persuasiva y sus mohines de princesa caprichosa y consentida podría derretir mil estatuas de sal sin despeinarse. Domina la mirada, la pose, los caminos tortuosos de la travesura y la distinción de una dama de clase social elevada que sabe comportarse como tal fuera de casa y como una diablesa dentro de ella. Su dicción es clara como un manantial jamás tocado por el ser humano, un aire fresco en ese escenario plagado de estrellas. Me convence como ejecutiva empresaria que se abre camino a golpe de espada y estocada en un mundo de predominancia masculina.”

Orlando Tünnermann

“Marta Fuenar compone a la perfección una suerte de bellas delicadas en apariencia, de guante de seda y mano de hierro.”

Luis Muñoz, Revista Tarántula

Susana Álvarez y Marta Fuenar defienden con firmeza dos personajes femeninos fuertes (no son los únicos de la propuesta, Coral Igualador sabe sacar partido al uso de los roles sociales ‘transmutados’), cada uno en un sentido y cumplen a la perfección con dos tipos de comportamiento que se van juntando cada vez más, en una transformación casi silenciosa pero constante.

Estrella Savirón, A golpe de efecto

“Marta Fuenar hace verdad desde sus facciones aniñadas y bellas un texto de dolor y complejidad tremendo en el cuerpo de Lady Ana. Sabe llevarlo a su terreno de dulzura y desesperación.”

Revista Tarántula