Lo de Marta Fuenar no es de este mundo. No la conocía y para mí es la gran sorpresa del elenco. Bella sin pretenderlo, auténtica y espontánea, grácil y elegante en la delicadeza cultivada de su voz meliflua (…) Erotismo sutil cuando se desviste o tontea con su entregado galán, susurrante y coqueta, astuta y manipuladora, tiene el don de una hechicera para doblegar voluntades. Con su voz persuasiva y sus mohines de princesa caprichosa y consentida podría derretir mil estatuas de sal sin despeinarse. Domina la mirada, la pose, los caminos tortuosos de la travesura y la distinción de una dama de clase social elevada que sabe comportarse como tal fuera de casa y como una diablesa dentro de ella. Su dicción es clara como un manantial jamás tocado por el ser humano, un aire fresco en ese escenario plagado de estrellas. Me convence como ejecutiva empresaria que se abre camino a golpe de espada y estocada en un mundo de predominancia masculina.”

Orlando Tünnermann

“Marta Fuenar compone a la perfección una suerte de bellas delicadas en apariencia, de guante de seda y mano de hierro.”

Luis Muñoz, Revista Tarántula

Susana Álvarez y Marta Fuenar defienden con firmeza dos personajes femeninos fuertes (no son los únicos de la propuesta, Coral Igualador sabe sacar partido al uso de los roles sociales ‘transmutados’), cada uno en un sentido y cumplen a la perfección con dos tipos de comportamiento que se van juntando cada vez más, en una transformación casi silenciosa pero constante.

Estrella Savirón, A golpe de efecto

“Marta Fuenar hace verdad desde sus facciones aniñadas y bellas un texto de dolor y complejidad tremendo en el cuerpo de Lady Ana. Sabe llevarlo a su terreno de dulzura y desesperación.”

Revista Tarántula